domingo, 15 de noviembre de 2009

Cuenta hasta 10

La asertividad se sitúa en un punto intermedio entre dos conductas polares: la agresividad y la pasividad. Suele definirse como un comportamiento comunicacional maduro en el cual la persona no agrede ni se somete a la voluntad de otras personas, sino que expresa sus convicciones y defiende sus derechos.



Hace unos días tuve un pequeño roce con una compañera de clase, a la que llamaremos X. Cuando hay que trabajar en grupo con personas que no conoces de nada o sólo de "Hola y adiós" se hace dificil y, en mi opinión, lo primordial es ir con la tolerancia por delante y encontrar ideas que nos parezcan bien a todos los miembros y miembras del grupo.

Ya habíamos hablado de antemano todo el grupo para ponernos de acuerdo, más o menos, en cómo enfocar el trabajo. Me caracterizo por ser muy observadora y, lejos de juzgar a alguien por intercambiar un par de palabras, fui capaz de hacerme en la cabeza una primera impresión de cada uno. Obviamente, destacó una de ellos. Tenía casi todo el trabajo pensado y ya que nos pareció buena idea, quedamos en pensar basándonos en dicha idea.

Llegó el día en que quedamos verdaderamente para empezar a trabajar. Empezamos a desarrollar la idea pero comenzaron a surgir desacuerdos, no es lo mismo la teoría que la práctica. Ahora se trataba de unificar ideas, no de imponer una sola, algo que hizo X. Intentaba imponer su idea sin darse cuenta en lo que pensaban los demás. Intentábamos exponerle el punto de vista de la mayoría pero por lo visto ella pensaba que subir el tono de voz haría que entendiéramos mejor la suya. Nada, que no había consenso y la gente empezaba a cansarse pero se tragaba sus palabras. No me gustan las injusticias ni las dictaduras así que la irritación comenzaba a recorrerme... pero conté hasta 10. Entonces intenté hacer de moderadora pacífica y dejé caer: "Hay que ser un poco tolerante con las ideas de los demás". X casi me fulmina con la mirada y me responde ofendida: "¿Me estás diciendo que no soy tolerante?" Con total respeto le respondí que , que no quería juzgarla pero era lo que me estaba pareciendo. Ya que aún así el acuerdo brillaba por su ausencia decidimos ir a una reunión con el profesor para que nos orientara un poco acerca del trabajo. Al final me disculpé con X por si le había sentado mal lo que le había dicho y ella hizo lo mismo conmigo.

Bueno, el caso es que al final el trabajo salió genial y gracias al esfuerzo de todos para intentar respetarnos y comunicarnos mejor llegamos a un acuerdo. A partir de ahí todo fluyó.

7 comentarios:

Anna dijo...

Pues según cuentas tampoco tenías por qué haberte disculpado, ya que no hiciste nada malo. Así que bravo por hacerlo, que no todo el mundo es capaz de pedir disculpas (y menos cuando no hace falta)!! Y me alegro mucho que al final el trabajo fuera bien, que era lo importante.

Besos!!

Serena van der Woodsen dijo...

Yo de los trabajos en grupo durante la carrera (que fueron millones) lo que peor llevaba era la gente que se escaqueaba y luego se llevaba el mérito! Hay cada garrapata...

Anónimo dijo...

Cada vez soy mas individualista por cosas como esta y por los típicos escaqueos de miembros del grupo o reparto desequilibrado del trabajo...

Al final además de asertiva te volverás individualista :P.

Ana dijo...

ANNA: ya, en el fondo tienes razón, y algunos me han tachado de tonta por haberlo hecho pero yo solo me disculpé por si le había sentado mal no porque me arrepintiera de lo que dije ;) Gracias!!

SERENA: ya, yo también llevo muy mal los trabajos en grupo... prefiero tener más carga de trabajo que lidiar con ciertos personajillos... xD

ANÓNIMO: Ya te digo, creo que ya estoy empezando a serlo... además siempre he sido muy autosuficiente y estas cosas... agg xD Un saludo

Serena van der Woodsen dijo...

Ana: ¿? No es que no te siga, es que tú no me sigues.

Siempre hay alguien que se escaquea, y la gran cantidad de trabajos en grupo que tuvimos que hacer durante la carrera suponía gran porcentaje de la nota final... Todo esto conllevó: numerosas broncas, que el número (pero no por ello calidad) de amigas se fuera reduciendo paulatinamente y, por último, conseguir las mejores notas de la clase.

Ana dijo...

SERENA: Ya, si entendí tu punto de vista y además lo comparto. Lo que me dices no me es desconocido ni mucho menos. Yo siempre digo "Los trabajos en grupo sacan lo peor de las personas" xD que alguien te puede caer medianamente bien en la vida cotidiana pero a la hora de trabajar en grupo... ufff!

Ulukai dijo...

Es complicado, yo a veces puedo ser como X, pero me gusta pensar que me doy cuenta y también sé rectificar. Cuando tienes una idea preconceida acerca de cómo debe ser un trabajo (como en este caso), cualquier cosa diferente te "rompe los esquemas" y si eres cuadriculado (como yo para estos casos), cuesta adaptarse a un cambio de planes.
Saludos!