domingo, 31 de enero de 2010

Novata

Después de cinco días de prácticas en la UCI creo que ya puedo contaros mi - escasa - experiencia en la unidad.

Al llegar iba totalmente perdida, como si llevara una venda en los ojos. A la primera enfermera que vi por el pasillo le pregunté que donde tenía que cambiarme y amablemente me lo mostró: "es un poco pequeño el vestuario, pero nos apañamos". ¿Pequeño? - pense yo - los hay peores, si este tiene ducha y todo. Me cambié con la lentitud que me caracteriza y enseguida entré en la Unidad de Cuidados Intensivos. Cuando llegué al final del pasillo principal éste se dividía en dos. ¿Por donde tenía que ir? Me asomé a ambos lados y me decidí por el camino de la izquierda. Al final esa parte de UCI resultó ser la de cardiología. Los enfermeros estaban a lo suyo, dando el relevo y terminando sus últimos minutos de trabajo. Me sentí como un fantasma, totalmente invisible, hasta que sin esperarlo uno de los enfermeros me dijo "Ven, que no se si eres muy tímida o muy prudente". Yo le contesté que un poco de cada.


Al final todos los días han resultado ser buenos y las enfermeras y enfermeros por ahora no pasan de mí y me explican todo. No tengo quejas excepto que me está costando adaptarme a los aparatejos y a las diferencias en cuanto a la forma de trabajar que hay respecto a la planta. Pero más o menos ya lo voy pillando. Estoy rodeada de medicación que en planta no se suele utilizar como las de las sedaciones y otras que tampoco he manejado mucho como las perfusiones de adrenalina, dobutamina y demás. Continuamente se oyen pitos y alarmas cuando la saturación de oxígeno o la frecuencia cardíaca se sale de sus rangos establecidos. Y bueno... el respirador... algún día lo entenderé xD aunque ya le voy cogiendo el truquillo también.

De momento no es el servicio que más me ha gustado, principalmente porque me gusta bastante la interacción con el paciente y, de momento, allí pocos conectan con el medio. Pero es la primera semana, ya hablaré y daré mi opinión el último día. Ahora fuerzas, porque esta semana voy al hospi por las mañanas y a la uni por las tardes, perfecto...

Que paséis buena semana.

5 comentarios:

Anna dijo...

Ánimo con la semana!! Ya ves que al final, en UCI has encontrado a gente maja y eso es lo que cuenta para aprender... porque aunque no te guste mucho el servicio, al menos puedes sacar algo útil ;)

Sobre el respirador... buff, los odio! xDDD

Besos!!

Serena van der Woodsen dijo...

Aprovecha, porque en la uci es en uno de los lugares donde más se aprende. Suerte ;)

Ulukai dijo...

Ufff el respirador, ese gran desconocido... La UCI es TAN diferente... hay quien dice que la odias o la amas, pero a mí ni fu ni fa, es muy interesante, sí, pero a la vez muy triste a veces. Que la disfrutes, un beso ;)

Lola Montalvo dijo...

Creo que la UCI es como la parte galactica de la enfermería... es como quirófano: el paciente se reduce a aparatos, parámetros, diuresis horarias, bombas de perfusión, monitores y a la persona-paciente se le pierde a veces en el horizonte. Yo también prefiero la planta y la interacción actia con el paciente. Espero que te vaya muy bien, Ana y que aprendas mucho. Que la suerte te acompañe... y no es irónico. Besos miles

Nebulina dijo...

Ay esa sensación de invisibilidad...qué ocmún es xD
Me alegro de que te guste :)
Un besazo!